LAS CONSECUENCIAS DE VULNERAR EL DERECHO A LA INTIMIDAD

Queridas Manhattaneras,

Mientras que algunas ya estáis disfrutando de las vacaciones de Semana Santa, otras todavía estamos trabajando duro para gozar de unos merecidísimos días de desconexión. A la vuelta, nuestro buzón de correo electrónico y/o ordinario, ya hará que nos evadamos, muy velozmente, de esos días festivos tan esperados.

Cuando regreséis a vuestros respectivos domicilios, para volver a la rutina del día a día, cargadísimas de energía, mirad vuestro correo postal para aseguraros de que vosotras sois las destinatarias de las cartas que habéis recibido.

P

Bien seguro que en alguna ocasión os habéis encontrado con alguna carta abierta. Posiblemente, por error del cartero que ha repartido dicha carta en el buzón de un vecino y éste la abre pensando que es suya. Sin embargo, no siempre existe tal confusión. Pues, en algunas ocasiones, esta apropiación de la correspondencia es intencionada.

Si tenéis algún vecino que se apodere de vuestras cartas, no dudéis en asesoraros jurídicamente, ya que el que para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodera de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, puede ser castigado con una pena de prisión de 1 a 4 años y multa de 12 a 24 meses.

De hecho, y enlazando con este asunto, debo hacer eco de la noticia que se publicó hace apenas una semana, por la que se condenó a una mujer a dos años de prisión, por abrir una carta de su ex pareja que contenía una nómina y utilizar dicha información para el procedimiento de separación.

x-secrtos

En el presente caso, se condenó a la acusada no sólo por abrir la carta sino por utilizar la información, dado que la revelación de información privada vulnera el derecho a la intimidad. Asimismo, el Código penal, castiga con la pena de prisión de 2 a 5 años si se difunden o revelan a terceras personas los datos obtenidos de la sustracción de la correspondencia, mensajes de correo electrónico, etc.

No obstante, para denunciar unos hechos como los aquí expuestos, debéis aseguraros de tener pruebas suficientes que puedan acreditar que el vecino u otra persona ajena está sustrayendo la correspondencia de vuestro buzón.

fraudes

Desde Arbitrium Advocats os aconsejamos que antes de iniciar cualquier actuación os asesoréis con un profesional especializado en Derecho Penal.

¡Os deseo una muy feliz Semana Santa!

 

Lídia Villanueva Garcia

lidia@arbitrium.es

instagram: lidia_arbitrium

 

Be first to comment